Vinos

Los vinos de Canarias son productos exclusivos desde su origen y ofrecen una experiencia diferente de cualquier otra. Los diferentes factores que determinan el cultivo de la vid en las islas como son los microclimas existentes, el tamaño de las explotaciones y su situación en terrenos abruptos, que impiden la mecanización de la actividad, dan lugar a un producto inigualable.

Las variedades traídas por los colonos a partir del siglo XV evolucionaron y siguen evolucionando en una tierra única, lo que ha dado lugar a un centenar de tipos de vid que no se encuentran en otros lugares, de los que se obtienen producciones de una personalidad extraordinaria.

Con matices diferentes en su sabor, olor y aspecto, los vinos canarios ocupan un lugar privilegiado en un mundo cada vez más competitivo y globalizado en el que los productos diferenciados cuentan con un valor añadido.

Pese a que la malvasía es la variedad más conocida, la profesionalización del sector y el duro trabajo de nuestros enólogos han hecho posible la creación de un producto exclusivo con cada tipo de uva existente en el Archipiélago.

En Canarias hay un total de 11 Denominaciones de Origen Protegidas de vinos. Las cinco de Tenerife -Tacoronte-Acentejo, Abona, Valle de Güímar, Ycoden-Daute-Isora, y Valle de La Orotova-, y las DOP El Hierro, La Gomera, La Palma, Gran Canaria, Lanzarote, e Islas Canarias, la última en concederse.

El vino de las islas proporcionará en cualquier mesa la distinción de un producto singular, auténtico, difícil de imitar.

Enlaces de interes