Papas Antiguas de Canarias

El Archipiélago cuenta con un total de 29 variedades antiguas, entre las que se encuentran las papas negras, bonitas y azucenas, entre otras, llegadas a Canarias a partir del siglo XVI, y que son fácilmente reconocibles por su aspecto y sabor diferenciado.

Pequeñas de tamaño pero intensas en el paladar, su color va desde el morado negruzco al naranja pasando por el marrón o el rosado.

Estas producciones, que son un producto estrella de la gastronomía canaria,  están protegidas bajo la Denominación de Origen Protegida "Papas Antiguas de Canarias".

Las variedades de Papas Antiguas de Canarias son además un patrimonio genético de incalculable valor, etnográfico y socioeconómico, ya que están estrechamente ligadas a muchos usos y costumbres tradicionales de las islas.