Miel

La flora autóctona y la abeja negra canaria hacen que no puedas encontrar en otro lugar del mundo mieles como las nuestras, las de Canarias.

Suaves en su textura e intensas en su sabor, ofrecen a aquellos que las degusten nuevas sensaciones al paladar. Equilibradas y de una calidad gustativa muy alta, ofrecen diversidad de aromas, colores y sabores.

De castaño, tajinaste, tomillo, aguacate, etc., cada miel tiene su propia personalidad. Aunque la de Retama blanca sea quizás el tipo más apreciado por su singularidad, ya que se produce a partir del néctar de esta planta endémica que está presente en el Parque Nacional de Las Cañadas de El Teide.

La existencia de un sector apícola que desarrolla una apicultura tradicional, de pequeña explotación y con un manejo esmerado de las producciones, es otro de los factores que determina la calidad de este producto.

La Miel de Tenerife es la única de Canarias con Denominación de Origen Protegida.

Enlaces de interés