Agricultura ecológica

La producción ecológica es quizás el mejor ejemplo de diferenciación. Es un sistema general de gestión y producción de alimentos realizado bajo las mejores prácticas ambientales, un elevado nivel de biodiversidad, preservando los recursos ambientales y aplicando las normas más exigentes sobre bienestar animal.

En un mundo en el que la producción natural es cada vez más demandada, este tipo de agricultura proporciona al consumidor alimentos obtenidos de manera natural y sin elementos artificiales y, por tanto, saludables y con un sabor más auténtico, al mismo tiempo que ayuda a conseguir una mayor sostenibilidad del medio ambiente causando el mínimo impacto sobre este.

Un sistema de producción ecológico  no emplea sustancias químicas de síntesis ni organismos modificados genéticamente.

Los productos ecológicos cubren una amplísima gama, desde frutas y verduras frescas, hasta miel, carnes, conservas, quesos, etc. También se trata de producciones de calidad certificada, ya que además de los controles oficiales que se efectúan a todos los alimentos, los ecológicos están sujetos a una certificación adicional que garantiza la autenticidad de su origen ecológico, que en Canarias realiza el ICCA.